Ser mujer y desaparecer en Latinoamérica

Hace poco se hizo viral un reto que consiste en poner en Google el nombre de una mujer más la palabra «hallada», este se ha viralizado en redes sociales por los resultados que arroja que muestran una realidad alarmante de mujeres desaparecidas y asesinadas. De los 10 países que la ONU clasifica con mayores desapariciones forzadas desde 1980, 7 están en América Latina y las mujeres son sus principales víctimas (Latin American Post 2018).

¿Por qué desaparecieron?, ¿Cuándo sus familias las buscan a que se enfrentan?, ¿A qué desafíos se enfrentan los Estado para garantizar el acceso a la justicia?

Latinoamérica enfrenta retos políticos y socio-económicos, ser mujer en este continente implica enfrentarse a la violencia estructural y desigualdades sociales. Ser mujer y desparecer se agrava debido a la violencia sexual, embarazos no deseados, entre otras formas de violencia. También que una mujer o niña desaparezca, puede conllevar a enfrentarse a respuestas estatales con base a estereotipos, por ejemplo, Fátima de 7 años, desapareció en México el 11 de febrero del 2020 cuando esperaba a su madre al salir de clases, una mujer se la llevó. Emilia de 12 años, desapareció en Ecuador el 15 de diciembre de 2017[2]. En ambos casos, las autoridades se negaron en principio a recibir la denuncia de la desaparición, pues de acuerdo con sus protocolos era necesario esperar para empezar la búsqueda (BBC 2020).

El derecho a las mujeres, niñas y adolescentes a vivir una vida libre de violencia es un principio fundamental del derecho internacional de los derechos humanos (CIDH, Violencia y discriminación contra mujeres, niñas y adolescentes: buenas prácticas y desafíos en América Latina y el Caribe 2019). Tanto el Sistema Internacional e Interamericano de Protección de Derechos han desarrollado estándares de protección de derechos y deberes de los estados para erradicar la violencia y la discriminación.

Por un lado, el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias, sostiene que, si una mujer es víctima de desaparición forzada por razones asociadas al hecho de ser mujer, es víctima de violencia contra las mujeres. (Comité de Derechos Humanos 2013). En el mismo sentido, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos aportó a la temática a través de la resolución de varios casos emblemáticos, entre los que se destacan: el caso González y otras (Campo Algodonero) vs. México, Gelman vs. Uruguay, mediante los cuales se identificaron desafíos para garantizar el acceso a la justicia de mujeres y niñas.

En este año la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió el Informe “Violencia y discriminación contra mujeres, niñas y adolescentes: buenas prácticas y desafíos en América Latina y en el Caribe”. En este documento se identifican los estándares legales para la protección y la defensa de los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes, y se formula recomendaciones para identificar y superar la discriminación.

El informe identifica las buenas prácticas regionales y también destaca como obstáculos que existe una prevalencia de leyes discriminatorias contra mujeres y niñas en la región; el aumento de tendencias y discursos contra los derechos de las mujeres; la violencia y la discriminación contra las mujeres que desafían los estereotipos de género como periodistas, defensoras de derechos humanos y mujeres con compromisos políticos; así como los múltiples desafíos que continúan socavando el acceso a la justicia para mujeres y niñas, víctimas de violencia (CIDH, CIDH 2020).

También la CIDH determina desafíosque persisten para la eliminación de los factores estructurales de discriminación contra las mujeres y las niñas. Frente a esto es necesario recordar las obligaciones del Estado y las falencias en el abordaje de casos que permitirán la construcción de líneas de trabajo que garanticen el acceso a la justicia de las víctimas.

Obligaciones del Estado frente a la desaparición Ejemplos de buenas prácticas de Estados Desafíos en el abordaje de los casos de mujeres desaparecidas
• Deber de investigar efectivamente.
• Activar la debida diligencia reforzada: actuación pronta e inmediata de las autoridades policiales, fiscales y judiciales ordenando medidas oportunas y necesarias para determinar el paradero de la víctima.
• Determinar el paradero.
• Proteger a la familia que realiza la denuncia.
• Proponer políticas públicas de prevención, efectiva judicialización y reparación.
• Mecanismos de búsqueda urgente o de recuperación inmediata para niños y niñas desaparecidas.
• Sentencias referentes a estereotipos y patrones socioculturales discriminatorios.
• Promulgación de leyes que incluyen un enfoque interseccional.
• Iniciativas orientadas al cumplimiento de la obligación de debida diligencia en la prevención, protección integral y acceso a la justicia, por ejemplo, los centros “Ciudad Mujer” que concentran en solo espacio 18 instituciones del Estado.
• Entre otras.
• El sexismo, el machismo y la prevalencia de estereotipos de género. Actitudes y prácticas discriminatorias por parte de autoridades estatales.
• Falta de seriedad y de acciones concretas e inmediatas. Líneas de investigación en base del modo de vida de la víctima y sus relaciones.
• Amenazas, intimidaciones o muerte de familiares que denuncian las desapariciones.
• Falta de registros, estadísticas unificadas, marcos normativos y protocolos de búsqueda que reconozcan a la desaparición vinculada a la violencia de género.

Gráfico de elaboración propia en base a ideas de Informe CIDH

Sin duda existen muchos retos para garantizar el acceso a la justicia de las mujeres y niñas desaparecidas. Mi nombre es Andrea, y después de la búsqueda en Google, encontré que en menos de 10 días se “hallaron” a cinco -Andreas- después de haber sido violadas, ejecutadas frente a sus hijos, muertas al salir a comprar el pan por un disparo de su expareja, desaparecidas al salir de clases. La violencia contra las mujeres nos involucra a todos, ser mujer, buscar justicia y desaparecer en Latinoamérica es un desafío en construcción para los sistemas de justicia y los Estados.

Andrea Isabel Flores Ruilova
Abogada. Magíster en Derechos Humanos y Democratización (CIEP- UNSAM). Investigadora de PRADH

Bibliografía

BBC, BBC. «Fátima: cuál fue la «cadena de negligencias» en el asesinato de la niña de 7 años que indigna a México.» BBC, 2020.

CIDH, CIDH. «CIDH .» CIDH publica informe temático sobre situación de violencia y discriminación contra mujeres, niñas y adolescentes en América Latina y en el Caribe. 22 de enero de 2020.

—. Violencia y discriminación contra mujeres, niñas y adolescentes: buenas prácticas y desafíos en América Latina y el Caribe. Washington, 2019.

Comité de Derechos Humanos, CDH. Observación general sobre las mujeres afectadas por desapariciones. 2013.

Diario «El País», DEP. «La tortura y asesinato de una niña de siete años disparan la ira en México por la violencia de género.» La tortura y asesinato de una niña de siete años disparan la ira en México por la violencia de género, 19 de febrero de 2020.

Latin American Post, LAP. «Latin American Post, LAP.» Latin American Post, LAP. 2018.


[1] Abogada ecuatoriana por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Consultora internacional sobre acceso a la justicia, actual Investigadora PRADH. Magíster en Derechos Humanos y Democratización, UNSAM, Diplomada en Acceso a la Justicia, Universidad Javeriana de Bogotá, Especialista en Justicia Juvenil Restaurativa, Universidad de Ginebra y Maestrante en Derechos, Cooperación y Necesidades de la Infancia-Universidad Autónoma de Madrid.

[2] Frente a este caso Ecuador puso en marcha la Alerta “Emilia” que permite activar inmediatamente los protocolos de búsqueda de niñas y niños desaparecidos.